| 10/01/2018
Los niños que fueron descuartizados en Brasil serían de Corrientes
Los crímenes sucedieron en septiembre del año pasado en la ciudad de Novo Hamburgo. Las víctimas habrían sido intercambiadas por un camión robado. Fueron asesinadas en un ritual para atraer prosperidad a empresarios.

Dos niños argentinos fueron descuartizados en Brasil durante un ritual satánico.

La Policía civil de New Hamburgo brindó nuevos detalles sobre el caso. De los siete sospechosos con prisión preventiva decretada, tres continúan prófugos y el caso permanece abierto.

Las partes de los cuerpos de dos niños fueron encontradas el 4 de septiembre de 2017 en el barrio Lomba Grande, en Novo Hamburgo, Brasil. Ellos fueron identificados como un niño de entre 8 y 10 años, y una niña de entre 10 y 12 años, según un examen pericial. El 18 de septiembre fueron encontrados otros miembros a unos 350 metros del primer lugar, y fueron asignados a los mismos hermanos, que tienen la misma madre y padres diferentes.

Los cráneos hasta ahora no han sido localizados. La investigación sugiere que los niños serían argentinos y que fueron traídos de una región pobre de la provincia de Corrientes.

Lo que lleva a creer que los menores serían argentinos es que uno de los sospechosos es argentino, identificado como Jorge Adrián Alves. Según el delegado Fermino, la hipótesis es que las víctimas fueron cambiadas por un camión robado en Brasil y llevado Corrientes, donde se cree que vivían los niños. Alves tiene relaciones en Corrientes y también en Misiones. Otro hecho es que el material genético de los hermanos no fue localizado en bancos de ADN en Brasil y no hay características compatibles en listas de desaparecidos de ese país.

Todavía no se sabe dónde está el camión Mercedez de color blanco que habría sido robado. Los investigadores creen que fue en Brasil, pero no saben en qué Estado ni quién es su propietario.

El ritual

Según las investigaciones, los socios Norbert Paulo Ademir da Silva y Jair da Silva habrían pagado $25.000 reales en efectivo para que el ritual les traería más prosperidad en sus negocios, los bienes e inmuebles. Según el delegado, los empresarios, que poseen varios emprendimientos inmobiliarios, además de reventa de coches y comercio de sandías, pretendían desarrollar más sus negocios y por eso Paulo presentó el brujo a su socio.

Los hijos de Jair, Andrei y Anderson, también habrían participado en el ritual, para reunir a siete personas, número supuestamente cabalístico para el ritual.

Sílvio Fernandes Rodrigues era el mago y maestro que llevó a cabo el ritual. El habría exigido dos niños de la misma sangre y dirigido el paso a paso de la sangrienta ceremonia, desde la renuncia a Dios por parte de Jair hasta el sacrificio de los hermanos y el desmembramiento de los cuerpos. Los demás participantes, Márcio Miranda Brustolin, el argentino Jorge Adrián Alves, los empresarios y sus familiares habrían participado en el ritual, venerando al diablo y ejecutando los pasos ceremoniales determinados por el brujo.

Fuente: El Litoral

NOTICIAS RELACIONADAS
• Dos niños argentinos fueron descuartizados en Brasil
Búsqueda Avanzada

23 de enero - 4 SOLES

Hipólito Irigoyen 372 // (03775) 424682

24 de enero - FARMACIA DEL ESTE 2

Ayacucho 146 // (03775) 423600