| 22/11/2021
El Paran谩 se cobr贸 tres vidas antes de arrancar la temporada
Ocurrió frente a la Isla Apipé Chico. Todas las víctimas pertenecen a la misma familia; un padre, su hijo y su sobrino. La Prefectura advierte a los turistas que los bancos de arena no son una zona habilitada para bañistas.

Tres hombres, entre ellos un niño de 8 años, todos ellos parientes entre sí, perdieron la vida el sábado por la tarde, cuando se los tragó el río Paraná a la altura de "Puerto Piturro", en la Isla Apipé Chico, a la cual habían llegado en lancha para pasar la tarde en un banco de arena. El mismo día, efectivos de la Prefectura Naval que patrullaron la zona, hallaron los cuerpos del adulto y de su hijo, mientras que ayer por la mañana, localizaron el cadáver del niño, informaron fuentes oficiales.

El incidente se registró alrededor de las 16:30, cuando la Prefectura recibió un llamado desesperado a través del número gratuito de Emergencias Náuticas 106. Del otro lado, una mujer de apellido Piriz, alertó que su sobrinito de 8 años había sido arrastrado por el río y, que su esposo y su hijo de 18 años, que fueron a rescatarlo, también desaparecieron de la superficie de las aguas.

El incidente ocurrió a la altura del kilómetro 1.454 de la margen derecha del río Paraná, y si bien el banco de arena está sobre territorio argentino, las aguas que pasan por su lateral son jurisdicción paraguaya. Sin embargo, los tres cuerpos fueron rescatados en aguas nacionales.

Según relató la mujer a las fuerzas de seguridad, el niño de 8 años, de nombre Benjamín, que es su sobrino, había ingresado a bañarse al Paraná, que con esta bajante es sumamente traicionero y correntoso. Justo en la zona en la que fue a jugar el pequeño se produjo un zanjón de poco más de 3 metros de profundidad y además, lleno de vegetación. Al parecer, el chico quedó inicialmente enredado entre los pastizales.

El hombre de 41 años, identificado como Luis Lescano, fue el primero en arrojarse al agua para rescatar al menor, pero con tanta mala suerte que lo atrapó la corriente y se lo llevó. Su hijo Nahuel, de 18 años, que vio la situación, fue en auxilio de su padre y corrió con la misma fortuna. Dos embarcaciones participaron de la búsqueda y rescate de las víctimas, logrando -cerca de las 19 del sábado- recuperar los cuerpos del adulto y su hijo. En tanto que, en la mañana de ayer, rescataron el cadáver del niño muy cerca del lugar en el que estaban los otros dos.

En tanto, desde la Prefectura volvieron a recomendar a la población que se acerca a estos bancos de arena, que procuren no ingresar al agua, sobre todo en zonas en las que no se alcanza a ver el fondo, dado que la bajante resulta muy traicionera y sumamente peligrosa. El año pasado ya se vivieron incidentes similares, aunque con otros saldos.

Esta tragedia conmocionó a la comunidad de Ituzaingó debido a que las víctimas son de una familia conocida. A esto se suma que todavía no arrancó la temporada de verano y ya se contabilizan las primeras tres víctimas fatales. Los cuerpos fueron entregados a la familia para su inhumación.

Fuente: Diario Época

Búsqueda Avanzada