| 17/09/2021
Padres de Ezequiel: Sin andar no se hace justicia
Susana y Gerardo, los padres de Ezequiel Insfran nos cuentan como fue el proceso que terminó con una condena a 16 años de prisión del único imputado en el caso. Ahora esperan que la condena quede firme.

Susana Sánchez nos comentó que luego de conocerse la condena a 16 años de prisión del imputado en la causa por el homicidio de Ezequiel, nos dijo que ahora están más tranquilos, “ahora que se conoció la sentencia, pero tenemos que esperar para que quede firme…”

La defensa del imputado tiene hasta el lunes para interponer el recurso de casación ante el Superior Tribunal de Justicia.

Sobre cómo lo vivió la familia Susana Sánchez nos contó: “Fue muy doloroso pero la fuimos llevando en familia todos juntos pero ahora todos más tranquilos para criar a nuestros otros hijos y salir adelante”.

Recordemos que el hecho ocurrió el 12 de julio de 2020 cuando Ezequiel de tan solo 20 años recibió una puñalada que terminó con su vida.

El juicio oral se inició el 20 de agosto con la primera audiencia y luego de tres audiencias determinó que el imputado era culpable. Posteriormente lo condenó a 16 años de prisión. Ahora los familiares esperan que la condena quede firme porque todavía le queda una instancia al acusado que es recurrir en Casación, ante el Superior Tribunal de Justicia.

Éste proceso fue el primero en la provincia de Corrientes que llegó con un tribunal colegiado y una querella aplicando el nuevo código procesal penal.

Orlando Insfran nos dijo que en el juicio se probó, a través del relato de los testigos presenciales que Ezequiel "estaba con tres chicas y dos chicos más. Los ve llegar a los Centurión y dice a su amiga: “Me voy porque llegaron los Centuriones, no quiero bardo. Sobre eso pasó el hecho, llegan y le dan una puñalada.

Una de las testigos en el relato dice que el imputado le dio un golpe de puño, pero otra testigo vio que fue una puñalada. Falleció al instante, cuando llegó al hospital ya estaba sin vida.”

Su mamá nos contó que Ezequiel tenía 5 hermanos: “Una de 23 años que no vive con nosotros porque tiene su familia, tenemos un nieto. Wanda de 18 años, Kiara de 13 años, Leila de 11 años y Thiago de 6 años. Para ellos es muy doloroso, no queremos tocar el tema con ellos, no lo hablamos directamente, porque todavía están mal. Thiago a veces se manifiesta, hace cosas que no son normales para él pero nosotros lo entendemos porque era muy pegado con Ezequiel. Falta el hermano.”

Preguntamos a Orlando Insfran cuál es la relación que tuvieron y tienen actualmente con la familia del imputado: “Nosotros vivimos a unos 100 o 150 metros, pero nosotros los ignoramos, a pesar de todo lo que pasamos. Ellos pasaban, nos provocaban, se reían, se burlaban, cuando lo habían soltado también” ya que el imputado permaneció el libertad durante el proceso.

Orlando agregó: “nos tuvimos que tragar todo y aguantar. Nosotros queríamos hacer justicia por nuestro hijo y que pague el que le hizo ese daño.”

Respecto a si cambió algo con la sentencia condenatoria dijo: “Ahora cuando les vemos, prácticamente los ignoramos, por lo que nosotros conocemos nunca se arrepintieron, ya son de otra forma a nosotros.”

Sobre si el imputado trató de comunicarse con la familia de Ezequiel, Susana Sánchez contestó que nunca tuvo contacto “y no se arrepintió de lo que hizo. Él nunca se arrepintió porque cuando podía hablar nunca dijo ¿por qué le hizo eso a nuestro hijo?... nunca.”

Orlando agregó: “Las veces que le preguntaron, dos o tres veces durante el juicio, no, nunca, solo se declaró inocente. Nosotros más o menos ya sabíamos pero no sabíamos como se iban a dar las cosas con la justicia. Nosotros apuntábamos a esa persona, yo decía que no estaba acusado por nada, había pruebas.”

Ante la pregunta si otras personas fueron cómplices o estuvieron implicadas en el hecho, Susana manifestó: “No, él es el homicida, el que lo asesinó. Hubo testigos, hubo cómplices con él pero no salieron a luz pero de alguna forma Dios les va a hacer pagar en vida…

Somos creyentes y Ezequiel también era muy creyente, también del Gauchito Gil…”
Los padres de Ezequiel recordaron a un joven de 20 años con proyectos. Orlando comentó: “se iba a cosechar, estaba en blanco. Iba al gimnasio, hacía boxeo amateur, jugaba al fútbol… por eso lo conocía todo el pueblo… nos quedó que lo conocían por todos lados, no era una mala persona, mi hijo no se buscó lo que le hicieron.”

Ante la pregunta si Ezequiel tenía algún problema con el imputado previo al hecho, Susana relató que “no tuvo ningún problema personal con él, pero ésta gente tenía problemas a la vuelta de mi casa, siempre llegaban y rompían todo.”
Orlando dijo que se trata de amigos de Ezequiel: “una familia que vive a la vuelta de nuestra casa. Ésta gente es así, en el barrio el que hace la vida como ellos está con ellos y el que no, no estamos. No le gusta que un chico sea diferente que haga otras cosas. La familia R. D. los denunció miles de veces, les rompían puertas, ventanas. Como mi hijo se crió prácticamente con los hijos de ellos, son dos hijos varones, por ahí vino todo…”

Sobre si se cerraron heridas con la condena dijo que “todavía no. Vamos a esperar a ver si apelan. Si la sentencia queda firme, si, porque por lo menos algo de justicia va a recibir el homicida. Nunca es suficiente pero estamos conformes igual porque la luchamos y por lo menos justicia tuvo mi hijo, porque hay muchos casos que quedaron impunes, muchos casos que quedaron en la nada.”

Orlando dijo “para que se haga justicia, hay que andar. Hemos probado la calidad humana de Paso de los Libres, son respetuosos aunque uno sea pobre, sin embargo acá en Monte Caseros estamos lejos… Sin andar no se hace justicia.

Nosotros tenemos que agradecer al pueblo por la forma que ha colaborado para que nosotros podamos hacer justicia.”

También agradecieron a su abogada Leticia Abraham, a los testigos que con coraje relataron lo que ocurrió con Ezequiel y a la Fundación "Miguelito Rosbaco".

Búsqueda Avanzada

21 de octubre - CORRIENTES

Vicente Mendieta 1163 // (03775) 423334