| 23/11/2020
Proyecto combate Paso de Higos
Fue aprobado por unanimidad el proyecto "Paso de Higos":

En la noche del martes 17 de noviembre 2020 se llevo a cabo una instancia mas del Proyecto presentado en el Honorable Concejo Deliberante de la Ciudad de Monte Caseros en esta instancia tenia que defender ante todos los magistrados presentes el "Proyecto Combate Paso de Higos", esperemos sea aprobado en la próxima instancia.

Hago un apartado para agradecer a los miembros de la "Comisión Investigadora del Pacto de Abalos"mis compañeros, colegas Marta Gallero Hector Oscar Ayala y a Chumbeo Francesquini , mis padres presentes a Roberto Schiappapietra por el apoyo de su comunidad Uruguaya en Paraguay a mi novia Daiana Benitez
que no pudo estar pero me enviaba sus fuerzas y a todos los Concejales que estuvieron en su mayoría, siento una inmensa satisfacción por el interés que demuestran en conocer lo nuestro, Monte Caseros merece conocer su pasado Guaraní-Misionero y ponerlo en valor, fue una noche federal , donde todos participamos, aportamos.

Agradecer a Saul Duarte en carácter de Presidente del HCD y al Vice Intendente Sergio Antonio Paniagua por el interés constante ante estas investigaciones.

Todos reunidos, comencé hablando del 1820 un año agitado para el Artiguismo, Pacto de Abalos, Asunción del Cambay y el Paso de Higos lugar donde considero se gestò el ultimo grito de los pueblos libres, el Combate mencionado ...Aportando documentos ineditos en la región, el libro de bautismos de la Iglesia de San Fructuoso del Tacuarembo , libro de una riqueza histórica invaluable donde nos aporta datos concretos de los Jefes y comandantes de los ejércitos misioneros que estuvieron y realizaron sus hazañas en estas latitudes Asunción del Cambay y el Paso de Higos, los documentos aportados en esta investigación revelan datos concretos de estos caudillos y su paraderos en esos días.

Breve resumen de lo que se hablo y se puso en valor.

El papel de los “curas gauchos”:

Domingo Morales
Los sacerdotes, como toda la sociedad rioplantense, se vieron divididos al estallar la Revolución entre quienes apoyaron el nuevo sistema y quienes se mantuvieron fieles a la Corona Española.

En el caso misionero, tanto en la etapa Artiguista como en la inmediatamente posterior la acción de los sacerdotes fue decisiva. La fuerte religiosidad de los Guaraníes Misioneros hacía que los llamados “Curas Gauchos” influyeran considerablemente en las decisiones a tomar. El caso más destacado fue el del franciscano José Acevedo, quien se desempeñó como capellán, consejero y segundo al mando del propio Andresito, y cuya influencia se deja entrever en muchas de las decisiones políticas del comandante.

Pero indudablemente otros casos como el de Domingo Morales también son representativos del accionar de estos sacerdotes que, sin dejar de lado su celo religioso, abrazaron las ideas revolucionarias, acompañaron a sus feligresías en sus padecimientos y en más de una ocasión se convirtieron en protagonistas de los hechos de ese convulsionado período.

El caso de los curas de Yapeyú resulta ilustrativo de la división operada en el clero: el padre Gómez se mantuvo fiel a España y ello le costó el cargo. Morales, seguramente mucho más comprometido con la causa revolucionaria, o por lo menos con un grado menor de adhesión a España, lo sustituyó.

El éxodo misionero de 1817

En 1816 Andrés Artigas llevó adelante un intento por recuperar los perdidos siete pueblos misioneros de la margen oriental del Uruguay, ataque que formaba parte de la estrategia general de Artigas para contener el avance lusitano sobre la Banda Oriental.

Fracasada esta tentativa, en enero de 1817 se produjo la invasión de las fuerzas portuguesas al mando del comandante Francisco das Chagas Santos a los pueblos misioneros de la costa occidental del río Uruguay. El objetivo era derrotar a Andresito, que por entonces se hallaba en La Cruz, pero éste, sabiendo que no poseía fuerzas suficientes para enfrentar a los invasores retrocedió hasta Yapeyú y desde allí organizó el éxodo de las familias misioneras que se trasladaron hasta la Capilla del Rosario, sobre el Miriñay. El padre Morales, acompañando a su feligresía, participó del traslado. La cercanía del enemigo hizo que el traslado fuera apresurado, pudiéndose salvar solo los bienes imprescindibles.

Inmediatamente, 330 portugueses comandados por el Mayor José María de Gama Lobo ocuparon Yapeyú, pueblo al que hallaron abandonado. Procedieron entonces a destruirlo, incendiarlo y a llevarse todos los bienes materiales que pudieron. Igual suerte sufrieron todas las misiones de la costa del Uruguay: muchos de ellos fueron incendiados, los demás, saqueados, al tiempo que las fuerzas paraguayas realizaban igual tarea sobre la costa del Paraná.

Las pérdidas humanas no fueron cuantiosas debido al rápido accionar del Comandante General Andrés Guacurarí y Artigas, quien trasladó la población hacia los límites con Corrientes.

Sin embargo, desde el punto de vista del patrimonio tangible, las consecuencias de esta incursión fueron de enormes proporciones, ya que los pueblos fueron totalmente arrasados. A su vez, se procedió a demoler sistemáticamente edificios, sobre todo iglesias y colegios, a fin de que no pudieran ser utilizadas como fortificaciones.

Las familias emigradas, a causa de la destrucción de sus hogares, no retornaron una vez que Andresito recuperó el territorio invadido con sus tropas. Por el contrario, procedieron a fundar una nueva población a orillas del Miriñay, la cual recibió el nombre de Asunción del Cambay, la cual durante algún tiempo fue la capital de Misiones. Poco después, surgía un segundo asentamiento: San Roquito. Por esos mismos días, los emigrados de la costa del Paraná fundaron a su vez los pueblos de Loreto y San Miguel en las cercanías del Iberá, ya sobre los límites con Corrientes.

El Libro de Bautismos

Entre los objetos destruidos en Yapeyú a causa del fuego, además de edificaciones y ornamentos, se encontraban los libros parroquiales, perdiéndose con ello una fuente fundamental para reconstruir la historia de la comunidad. Sin embargo, en el campamento del Miriñay, se habilitó otro que dio fe de los bautismos que se producían. El estudio de esta importante fuente nos permitió seguir el trajinar y las vicisitudes de las familias yapeyuanas hasta su ulterior traslado a la Banda Oriental, acompañados siempre por la constante presencia y guía de Fray Domingo Morales.

Como dato llamativo, el 10 de diciembre de 1817 el propio Andresito ofició de padrino de María Ana Mbairobá, lo cual confirma su presencia en Asunción del Cambay en esa fecha. En esos días posteriores al éxodo misionero, la labor del comandante guaraní se tornó febril, resultando difícil reconstruir sus constantes movimientos por esas fechas, ya que, por otra parte, las fuentes conservadas son escasas. Por ello, este asiento en el Libro de Bautismos es sumamente importante. Otro dato significativo es que en esa oportunidad el oficiante no fue Morales, sino Fray Acevedo, capellán del Ejército Guaraní, pese a lo cual aparece al pie la firma del dominico dando fe del acontecimiento. A continuación reproducimos este asiento, ilustrativo en todo lo demás en cuanto a su similitud con el resto, a modo de ejemplo:

“En 10 de diciembre de mil ochocientos diecisiete, Yo el Padre Fray José Acebedo, Bauticé solemnemente, puse óleo y crisma, a María Ana, hija de Don León Mbairoba y de Juana Guapa fueron padrinos, el Comandante General Don Andrés Artigas, de que certifico de esta feligresía a quienes advertí la cognación espiritual y demás obligaciones, que había contraído y por verdad lo firmé.

Por otro parte, el 25 de septiembre de 1819, mientras se encontraba en Asunción del Cambay reorganizando Misiones tras el apresamiento de Andresito, el propio José Artigas fue padrino de María Lorenza Justiniana Samandú. En esa oportunidad ofició de cura Morales.

La casi totalidad de los bautizados y los padrinos poseen apellidos guaraníes, lo que confirma el grado escaso de mestizaje que se había operado para entonces en Yapeyú. Se bautizaba no solo a los hijos legítimos, sino también a los de madres solteras, como queda de manifiesto en las actas, lo cual da cuenta de cierta liberalidad de las costumbres, propia de una época de alta militarización y movilidad de las personas. Por otro lado, también se puede distinguir la presencia de caciques porque antepone la palabra Don a sus nombres, un antiguo privilegio otorgado por el rey de España.

El comandante Miguel Javier Ariyú de Asunción del Cambay, el padre Domingo Morales y muchos de los antiguos pobladores de Yapeyú también se negaron a marchar hacia el norte siguiendo a Sití. La confusión y el desorden reinantes fueron aprovechados por el comandante de Curuzú Cuatiá, Gerardo Oviedo, para realizar diversos desmanes sobre el territorio misionero.

Pese a los intentos de Ariyú y Morales, Francisco Ramírez ya había decidido la invasión de Misiones y no hizo distinción entre los que acompañaron a Sití y quienes buscaban un acercamiento. Dispuso que dos columnas avanzaran sobre la provincia: al norte, el comandante Piris atacó a Sití en Santo Tomé, mientras que en el sur González Alderete atacaría Asunción del Cambay desde Curuzú Cuatiá. Los misioneros que aún permanecían en el pueblo decidieron, ante el ataque inminente, abandonar Asunción del Cambay y cruzar el Uruguay para refugiarse en territorio oriental. González Alderete apuró las marchas para evitar el cruce y atacó a los fugitivos en el Paso de Higos. Éstos, para su sorpresa, opusieron una tenaz resistencia y lograron derrotarlo. De esa manera, los antiguos pobladores de Yapeyú traspusieron el Uruguay, acompañados por su sacerdote, Fray Morales, quien también llevó consigo el Libro de los Bautismos. A diferencia de Tixera, este religioso prefirió seguir acompañando a su feligresía en todos los avatares que le deparaba su destino.

Así lo informaba el propio González Alderete el 12 de diciembre:

“(…) me han informado que el Padre Morales se ha pasado a la Banda Oriental, el día antes de la acción con fin de solicitar el auxilio de los portugueses. Este Fray es el principal estímulo que tienen los indios.”

En los años subsiguientes, Morales siguió acompañando a los yapeyuanos en sus avatares, bautizando permanentemente a los que venían al mundo en esos tormentosos días y asentando esos nacimientos en el Libro de los Bautismos que seguía denominándose de Yapeyú, pese que el asentamiento fuera Belém entre el 22 de abril de 1821 y el 25 de mayo de 1822, y Tacuarembó a partir del 20 de octubre. Ello explica que el libro se conserve hoy en el Obispado de esa localidad oriental.

En 1825 el Padre Morales se retiró del servicio, ignorándose hasta la fecha dónde terminó sus días.

-En el Marco de los 200 años del Combate de Paso de Higos y como uno de los antecedentes de la Fundación de Pasos Higos del 5 de Octubre 1829.

-El proyecto consta de tres etapas, el objetivo es poner en valor a toda la ciudadanía nuestra historia, desde una mirada guaranitica, sin dejar de lado nuestra historia contemporánea. Muy en breve comento de que se trata este proyecto .

-Etapa uno poner en valor este acontecimiento de nuestra historia y su difusión, elevando nota solicitando declaración de interés por parte del HCD y el Ejecutivo Municipal. (DIFUSIÓN) reivindicar la fecha en calendario histórico local como unos de los antecedentes a la fundación de Paso de Higos.

Etapa 2

De reivindicación con la presentación del Proyecto Histórico, Turístico y Cultural y poner en valor nuestro patrimonio territorial y cultural (Paso de Higos, Asunción del Cambay, Puerto Ceibo, Planta Urbano, Tacuabé y costanera esta última poner en valor las diferentes esculturas de nuestros antepasados mas recientes, lavanderas, aguateros etc, que forjaron nuestra ciudad ) Colocacion de un Mojón , escultura o referencia del lugar del Combate de Paso de Higos. Todo esto se pondrá en valor mediante recorridos del turismo histórico para la región.

(RECORRIDOS POR NUESTROS SITIOS HISTORICOS)

- Etapa 3 conformación de una Comisión Investigadora del "Combate de Paso de Higos" esta se encargará de brindar charlas , conferencias, Congresos de Historias y la investigación exhaustiva sobre la región y el Paso de Higos lugar geográfico , brindar publicaciones sobre sus investigaciones .

Cada etapa tendrá sus tiempos de ejecución.

(COMISIÓN INVESTIGADORA)

Este proyecto es de mi autoría para reivindicar una fecha olvidada y de gran importancia para la región.
Es la cultura y la historia de los pueblos y sus gentes. Señas de identidad que los diferencian del resto del mundo y que los hacen realmente apreciables.

Fuente: Facebook Segastian Vallejos

Búsqueda Avanzada

17 de enero - FARMAR

Colón 1506 // 424400