| 26/06/2020
Pesar en el Ministerio de Educación: falleció la titular de Enseñanza Privada
La comunidad educativa de Corrientes se expresó con diversos mensajes de condolencia. Conmovedora despedida de su marido en las redes

Luego de luchar varios años contra una enfermedad falleció este jueves la directora General de Enseñanza Privada de Corrientes, Elisa Mariño, informaron fuentes de su entorno.

El esposo de la funcionaria se despidió con un conmovedor mensaje en las redes sociales.

El deceso causó profundo pesar en la comunidad educativa de Corrientes, donde la titular de la cartera, Susana Benítez, consideraba "una hermana" a Elisa Mariño.

De acuerdo con información proporcionada a ellitoral.com.ar desde el entorno de la mujer, hace varios años luchaba contra un cáncer de mama que tuvo una reaparición repentina.
 

Mariño era abogada y fue profesora del colegio San José de Corrientes tanto en el nivel primario como secundario.

Cumplió funciones como asesora legal del Ministerio de Educación y en 2015 fue designada directora General de Enseñanza Privada, cargo en el que se desempeñó hasta la actualidad.

Carta de su esposo

No soy de escribir en redes sociales pero con vos fui aprendiendo a expresar mis pensamientos y sentimientos, escribí esto en mis ratos de fortaleza, sabiendo perfectamente la situación que estábamos pasando. Nos conocimos en el 96, yo jugador de básquet y vos de Cesto de el glorioso y querido club San Martín amado por vos y tu familia y que me enseñaste a amar, desde allí empezamos una relación que de entrada supe que era un amor para toda la vida por esa luz y alegría que siempre te caracterizó y te hizo brillar hasta los últimos momentos y que amé con locura desde el comienzo, vos muy expresiva, comunicativa y social y yo sin serlo tanto, me encargué de que supieras de que mi amor siempre estuvo sin dudarlo. Nos recibimos, vos de abogada, yo de médico, con todo un futuro por delante, vos ya trabajando de docente y ejerciendo parcialmente la abogacía y a la vez yo haciendo mi residencia de traumatología para comenzar a trabajar como especialista. Luego de 8 años de noviazgo, nos casamos, tuvimos a nuestra amada hija Martina y vivimos a mi entender momentos extremadamente felices, verla crecer paulatinamente, acompañándola y apoyándola en sus actividades aprendiendo a ser padres, momentos felices y no tantos con ambas familias, viajes, fiestas, amistades, desarrollo laboral, vos primero en el Colegio San José y luego en tu amada DIGEP llegando a ser Directora, entre otras innumerables cosas que compartimos. Siempre tuvimos buen diálogo y supimos ir resolviendo las cuestiones de la vida y más aún cuando tuvimos que afrontar el diagnóstico de tu enfermedad, hace más de 10 años de lo cual estoy extremadamente orgulloso de como lo llevaste, lo hablamos y siempre fuiste la de más vida que nadie, inclusive mi sostén, si vos no lo contabas nadie se hubiese dado cuenta por lo que atravesamos y estábamos atravesando, que no voy a nombrar porque no hubiese sido de tu agrado pero dejando en claro que fue muy duro y que solamente lo sabe una persona que vive esa situación, pero no solo te conformaste con seguir como si nada, sino que fuiste ejemplo a seguir y ayuda para muchas personas que atravesaron situaciones parecidas, aprendiendo a valorar muchas más otras cosas de la vida que capaz antes se pasaban por alto. Podría hablar una eternidad de lo importante que fuiste en mi vida, de lo que sos como persona, tu fortaleza, que los que te conocieron saben perfectamente y de la maravillosa relación que construimos, pero esto me salió sin pensarlo mucho, no como intentando un resumen de lo vivido porque te repito no me alcanzaría el tiempo ni las hojas, sino fluyendo como si nunca hubiese tenido problemas de expresión, ahora me toca despedirte, quedando un vacío inmenso, sin decirte mucho te amo, porque sostenías que ya lo sabías y que en estos momentos duros hay que estar fuerte con una entereza inexplicable, pero yo igual lo hacía cada vez que podía muy a tu pesar y cuando las cosas se ponían duras me dabas tareas cual niño para que no me acordara y me distrajera, sabiendo que soy así inquieto demostrándome tu amor y preocupándote por mí hasta último momento. Dije despedirme o lo que yo pensé en su momento aprender a soltarte, pero no es así, a mi entender por más que ahora no nos veamos seguido y que haya sido muy duro para mí acompañarte hasta el final sin demostrar tanto mi dolor y mi amor, quedate tranquila que ese amor y todos los recuerdos nuestros son verdaderamente para siempre. Como dijiste en estos últimos momentos tranquilo paso a paso, ahora te toca Descansar en paz y solamente decirte Gracias por formar mi hermosa familia y estar a mi lado siempre en los momentos buenos y malos, compartiendo y eligiéndonos día a día para transitar esta vida. Luego de 25 años juntos, ahora Dios tiene la suerte de tenerte. Ya lo puedo decir, con lágrimas en los ojos por más que tú lo supieras con certeza, te amé desde el primer día que te ví y nos conocimos, te amo y te amaré siempre. Hasta Siempre Mi Amor.

Fuente: El Litoral

Búsqueda Avanzada