| 08/11/2019
Marcha “Todos por Miguelito”
Se realizó hoy partiendo desde Plazoleta del Niño la marcha “Todos por Miguelito” que finalizó frente al Juzgado de Instrucción de Monte Caseros.

Un gran número de personas se congregaron para pedir “Justicia por Miguelito”.

David Escobar, amigo de Miguel Rosbaco agradeció y dio el pésame a las familias y amigos de Kevin de Lima, Sergio Cornaló, Octavio Ortmann y por la reciente pérdida de Leonardo Martínez: “ cuatro jóvenes que han perdido trágicamente sus vidas en estos últimos días, acompañamos y abrazamos a sus seres queridos, pronta resignación y que en paz descansen.

En primer lugar queremos agradecer a todos por acompañarnos y por el apoyo, en especial a la familia de Miguelito aquí presente.

El motivo de esta marcha es pedir justicia por Miguelito, y llamar a la reflexión a las autoridades, a los padres, a las instituciones, a los docentes, a los jóvenes y a toda la comunidad de Monte Caseros, buscando concientizar, para que juntos encontremos las formas, las herramientas y las medidas necesarias para que no vuelva a suceder otro hecho tan trágico, lamentable y para que nunca, nunca más haya otro Miguelito.

La ciudad se ha levantado, movilizado y quiere ser escuchada.

Nos encontramos frente al Juzgado de nuestra localidad, para solicitar y remarcar la altísima fusión y obligación que éste debe cumplir y tiene en la sociedad para hacer y velar por la justicia.

Como ciudadanos debemos entender y comprender que con VIOLENCIA PERDEMOS TODO, no nos conduce a nada, no se encuentran soluciones a través de ella, solamente nos hace retroceder e involucionar como población y como personas generando inseguridad y situaciones de vulnerabilidad.

Conversando con varios adultos de Monte Caseros, preocupados por la situación que viven los jóvenes, ellos sienten la tarea y el deber de ir formando día a día una sociedad con más ofertas culturales, sociales, deportivas; en síntesis, ofertas éticas que fomenten y nos unan sin distinciones sociales de ninguna clase, formando así a la juventud que necesitamos y queremos.

De esta manera, asumiendo responsabilidades y sumando el compromiso de todos podemos lograr así construir el pueblo en que merecemos habitar.

Por último, para terminar con estas palabras, sencillas pero muy sentida, queremos destacar que nuestro amigo Miguelito decía: “que él tenía más de 1000 amigos”, y así fue, así debido a su personalidad y a los valores que tuvo en vida, los cuales fueron inculcados por sus padres y su familia.

Resaltar también lo que fue con y para sus amigos, siempre amable, cariñoso, bueno; él no tenía prejuicios y jamás hacía diferencia de ningún tipo, lo que hace que hoy todos sintamos el dolor de la misma manera, ya que él, fue el mismo amigo para todos en sus diferentes etapas de la vida y a lo largo de toda la Argentina.

Miguelito, te recordaremos siempre, vivirás en nuestra memoria y en cada uno de nuestros corazones.

Tu frase “NO TE MUERAS NUNCA MIGUEL ROSBACO” resonará y estará latente por siempre. DESCANSA EN PAZ QUERIDO MIGUELITO. VUELA ALTO. JUSTICIA POR MIGUELITO”

Posteriormente se leyeron cartas de amigos y familiares.

Por último su padre Miguel Rosbaco, de pie en la caja de una camioneta palabras: “Trato de ser fuerte, alguien me da fuerzas… Hoy me toca estar acá, la verdad yo nunca como Patricia, como mi familia y amigos, jamás piensa tener que estar en ésta situación.

Si me permiten estoy hablando con el corazón, no es lo mío, como se dijo tantas cosas…

Miguelito nació el 24 de mayo de 2001 en Monte Caseros, vivió su infancia en el campo haciendo las travesuras de un niño de campo…”

Relató que cursó su escuela primaria en San Francisco...Luego empezó la escuela secundaria en el instituto de comercio de Monte Caseros con su hermana Anaela, Así estuvo 3 o 4 años hasta que su hermana se fue a estudiar.

"Decidimos con Miguelito que vaya a la escuela EFA de Mocoretá de la familia agrícola, donde estuvo 2 o 3 años, pero de un momento para otro... el quiso cambiarse de escuela y volver a la comercio donde estaban todos sus amigos,
vuelve a la escuela de comercio a terminar el último año con todos sus amiguitos.

Rindió todas sus equivalencias, yo justamente le decía, vas a perder un año rindiendo, ... sacó 7 equivalencias y fueron a su fiesta de egresados a Bariloche, con muchos de los que están acá y otros no que no...

Termina su etapa de secundaria y empieza la facultad. Amaba el campo porque nació en el campo, por supuesto buscó una carrera relacionada. Se va a Santa Fé, Esperanza, a estudiar.

Comienza la facultad, y a los dos meses nos dice que quiere volver a casa. La verdad para nosotros fue un dolor muy grande porque lo que todo padre pretende, es que nuestros hijos estudien, que tengan la oportunidad que algunos no hemos podido tener por distintas circunstancias de la vida. Yo como lo conocía, por ser el padre ... los pocos tres o cuatro parciales fueron excelentes y eso nos llamó la atención como padre...

Me fui a Santa Fe, tuvimos una charla más que de padre a hijo de hombre a hombre... Me dijo yo no me hallo acá, no puedo estar preso en un departamento, donde no veo pasto, no veo un caballo, no puedo salir en la moto a dar una vuelta, lejos de mis amigos....

Uno de los viajes más largos de mi vida fue ese... La vida no es fácil o estudiás o trabajás. Él empezó a trabajar conmigo cobrando el sueldo más bajo del empleado más bajo.

No sé si fui justo, yo quería mostrarle que el trabajo es trabajo, no es fácil. Miguelito se levantaba todos los días a las 6 de la mañana. Miguelito era el primero, el primero que estaba organizando los trabajos, era el que se cargaba muchas cosas para tratar de aliviarme las cosas como padre... Llegaba los fines de semana y cobraba su sueldo como cualquier persona.

Tal vez alguno vio en el cajón su mano. Tenía el dedo negro de un martillazo que se había pegado unos días antes.

El último día que vi con vida a mi hijo, no tenía ni un peso para cobrar porque me había pedido adelantado para un viajecito que estaba por hacer con un amigos.

Yo le doy y le digo, la semana que viene te descuento, porque yo vagos no mantengo...
Permitanme que cuente ésta anécdotas porque fueron las últimas que viví con mi hijo...

Miguelito nos decía que tenía más de 1.000 amigos, le decíamos ¿cómo sabés?  ¿los contaste a todos?

Las paradojas del destino hoy los juntó a todos para que los cuéntemos. Y a todos los que no están hoy, la infinidad de fuerza y de apoyo que recibió la familia.

En realidad nuestro dolor se desparrama entre todas las personas..."

Indicó que para una mujer que pierde a su esposo, es viuda, para un hijo que pierde a su padre, es huérfano, pero para un padre que pierde a su hijo, no hay nombre, "por supuesto porque la ley natural es que el hijo entierre al padre. Tal vez Miguelito volvió para compartir con nosotros todo ésto. La verdad que éstos últimos 6 meses que estuvo en casa trabajando con nosotros, creo que lo conocí más a mi hijo que en los otros 17 años y pico..."

De ésta manera su padre recordó su vida agradeció en nombre de su esposa Patricia, sus hijos y familiares por la realización de la marcha. Resaltó que los jóvenes son el futuro de Monte Caseros y pidió tranquilidad, que la muerte de su hijo no sea en vano y que nunca más haya un Miguelito en Monte Caseros.

Aclaró que esta marcha no fue en contra de nadie, que simplemente pedían justicia, que las cosas se hagan bien, fue una iniciativa de sus amigos y que la familia accedió sabiendo que sería algo pacifico.


NOTICIAS RELACIONADAS
Búsqueda Avanzada

15 de noviembre - DEL ESTE 1

Colón 925 // (03775) 422335