| 18/08/2019
“Haremos justicia por mano propia contra los que apuñalaron a mi papá”
Dos hombres fueron heridos a pun­tazos en Monte Caseros. Según la po­licía fue una gresca, pero familiares dicen que fue un asalto.

uan Giménez trabaja en Córdoba desde hace cuatro años. Ayer regresó a su pue­blo, Monte Caseros, para visitar a su familia, pero cuando se dirigía a la vi­vienda familiar fue atacado por una patota que lo asal­tó. Recibió seis puñaladas y su vida corre peligro.

Un vecino, identificado con el apellido Portela, in­tentó socorrerlo, pero los maleantes también lo hi­rieron.

Resultó con al menos ocho heridas de cuchillo y está internado en Paso de los Libres. Los médicos aseguran que su estado de salud es delicado.

Por el hecho hay un solo detenido, aunque los fami­liares de Giménez aseguran que el sospechoso “no es quien lo apuñaló” y sin­dicaron como el autor de las lesiones a un joven de 20 años apodado “Bebe”, quien se habría atribuido el ataque y seguiría en liber­tad.

La versión policial difiere de la que dieron los familia­res de la víctima del ataque y aseguran que las lesiones fueron resultado de una riña callejera y que tienen detenido al autor.

ATAQUE EN LA NOCHE

“Le pido a Dios que sal­ve a mi papá, porque hace años que no lo vemos”. Entre llantos, Yohana Gi­ménez lamenta la situación de inseguridad del que fue víctima su padre, cuando caminaba por la calle Fra­gata Sarmiento casi Italia, detrás del cementerio de Monte Caseros. El hombre fue abordado por un grupo de jóvenes que intentaban robarle, pero cuando qui­so escapar lo cercaron y lo apuñalaron. “Le cortaron todo para robarle la billete­ra”, aseguró Yohana.

La víctima había llegado a Monte Caseros desde Cór­doba con el ómnibus de las 4. “Los patrones le dieron franco por el feriado largo y vino a ver a su familia, por­que hace años no venía”, contó una de sus hijas.

Aproximadamente a las 5 fue atacado por una patota a pocos metros de la casa de una de sus hijas. El hecho fue advertido por un veci­no, Portela, quien acudió en su ayuda, pero los malean­tes al no poder amedren­tarlo también lo atacaron a cuchillazos.

Ambos quedaron tirados en la calle luego de haber sido lesionados.

El caso de Giménez es el más afectado ya que una de las heridas le cortó la circulación en una arteria coronaria y también tiene lesiones en el pulmón.

Ambos fueron llevados al hospital local, Samuel Robinson donde se les realizo las primeras cura­ciones pero ambos, por la gravedad deben recibir tra­tamientos de complejidad y deberían ser trasladados a otro centros de salud, se­gún los familiares.

“A mi papá lo encontra­mos inconsciente, pero el otro hombre estaba des­pierto y nos contó que fue Bebe quien los atacó”.

El referido “Bebe” sería un joven de ese mismo ba­rrio sindicado como inte­grante de una patota que asedia el barrio. La mujer aseguró que el joven se atri­buyó el hecho y que hasta le mostró un cuchillo cuando pasó frente a la casa. Tras esto, “hice una denuncia y dijeron que no pueden ha­cer nada hasta que venga el jefe de la Policía”, afirmó Yohana Giménez, pero ase­guró que el agresor no fue detenido y que “sigue libre y nos amenaza”.

La mujer reclamó a las autoridades policiales que “así como la otra vez hicie­ron un allanamiento, que­remos que vengan al barrio y detengan a los que le apu­ñalaron a mi papá”.

Y además advirtió: “Que­remos que la justicia inter­venga porque si no, hare­mos justicia por mano pro­pia, porque los policías no actúan, tienen miedo”.

Asegura que el supuesto atacante, “se burlaba de mí cuando iba al hospital a ver a mi papá y me mostró el cuchillo. Me decía: ‘Nadie me vino a buscar’. Yo vivo en el barrio y tengo miedo por mí y mis hijos”.

VERSIÓN OFICIAL

La versión oficial dice que los dos hombres fueron atacados en una casa de la calle Catamarca y Fragata Sarmiento, detrás del ce­menterio, una zona conflic­tiva de la ciudad de Monte Caseros.

Indicaron que aparente­mente Portela y Giménez estaban en la casa de un tercero, Carlos Miño, con quien compartían bebidas alcohólicas, contexto en el que se generó un entuerto.

Como resultado de esto, los tres se tomaron a golpes y fue así que Miño hirió con un cuchillo a los otros dos.

Cuando llegaron los poli­cías, a bordo de una camio­neta encontraron a los dos hombres heridos y a Miño dentro de su casa y fueron a buscarlo. Lo detuvieron y ahora está acusado de haber causado las lesiones graves que ponen en riesgo la vida de los dos hombres.

PRESENCIA POLICIAL

El ataque en el que resul­taron heridos Giménez y Portela fue en el barrio Las Termas, donde el domingo pasado los policías fueron expulsados a piedrazos cuando intentaron interve­nir porque un grupo de personas intentó incendiar una vi­vienda. En la opor­tunidad hubo un efectivo herido de un puntazo en el cuello y otros tres fueron apedreados.

Tras este episodio acu­dieron al lugar equipos es­peciales y antimotines de la Policía, llegados desde Curuzú Cuatiá y Mercedes. Detuvieron a ocho indivi­duos, entre ellos a dos jó­venes de 15 y 17 años que se hallaban dormidos en sus casas y dos ancianos, de 73 y 62 años.

De los ocho sólo quedan apresados tres y según las organizaciones de Dere­chos Humanos, con escasas pruebas de que hubieran participado de la refriega.

Respecto de esto, de ma­nera oficial el Ministerio de Seguridad de la Provincia informó que “los detenidos pertenecen a bandas que se dedican al narcomenu­deo en la ciudad de la tri­ple frontera”. Aunque las fuerzas federales ni la Jus­ticia Federal tomaron (aún) intervención alguna en el caso.

Distintas fuentes con­sultadas por este diario manifestaron que dos de los aprehendidos fueron trasladados a la Alcaidía de la localidad de Curuzú Cuatiá, en el mismo edificio donde funciona la sede de la Unidad Regional III. Un tercer detenido permanecía alojado en el destacamento policial de Monte Caseros. En tanto, las restantes cua­tro personas, entre ellas una mujer y dos menores de edad, recuperaron la li­bertad.


Fuente: Nortecorrientes.com.ar

Búsqueda Avanzada

17 de septiembre - SAN ROQUE

Alvear 1701 // (03775) 422301