| 03/02/2019
Valdés insiste con una pastera y recorrerá planta procesadora de madera en Brasil
Corrientes tiene avales nacional de endeudamiento por 405 millones de dólares, de los cuales 300 millones serán destinados a la instalación de una planta de celulosa en Ituzaingó. Por eso, el Gobernador irá mañana al país vecino a recorrer una industria moderna similar a la que pretende para la provincia.

El gobernador Gustavo Valdés viajará a Brasil mañana para recorrer una planta procesadora de madera. El Gobierno provincial intensifica sus gestiones en busca de inversiones para industrializar la producción forestal local. El gran anhelo es una pastera.

El mandatario estuvo en Ituzaingó para participar de la asunción de las nuevas autoridades del radicalismo local. En ese marco, anunció: “El lunes estamos yendo con el intendente Eduardo Burna a Brasil, a mirar una planta procesadora de madera, para hacer pasta, pasta pura, es pasta tipo cartón, la menos contaminante, no genera ninguna contaminación y está aprobada con normas internacionales”, remarcó.

Insistió con el impulso que se le tiene que dar al Parque Industrial de Ituzaingó. “Tenemos que dotar a Ituzaingó de un Parque Industrial, debemos generar puestos de trabajo genuinos para nuestra gente, contamos con recursos humanos de primera”.

Recordó que “el presidente Mauricio Macri se comprometió a otorgarnos el parque de Fiplasto de 550 hectáreas y estamos muy cerca de obtenerlo, ahora tenemos que buscar financiamiento”, destacó el mandatario según la información difundida por el portal “Ituzaingoaldia.com”.

Fiplasto fue una forestadora de Villa Olivari que quebró hace más de 20 años. El Gobierno nacional donaría el predio a la Provincia para la construcción de un puerto.

La compañía tenía 30.000 hectáreas para forestar. Pero una parte de ese predio pertenece hoy a la Anses. En ese lugar se construiría el puerto, ya que cuenta con un canal propio para ello.

“El presidente Mauricio Macri nos transferirá en propiedad a los correntinos lo que era Fiplasto Forestal para hacer un nuevo puerto; tenemos que industrializar nuestra madera, nosotros somos la primera fuerza forestal de la República Argentina y debemos que sentirnos orgullosos de eso”, había anunciado Valdés en abril del año pasado.

Se debe recordar que el Gobierno nacional incluyó en el Presupuesto 2019 un permiso de endeudamiento para la Provincia por 405 millones de dólares, de los cuales 300 millones serán destinados a una planta de celulosa a instalarse en Ituzaingó, el resto será para obras de energía y conectividad.

La autorización presupuestaria no implica su otorgamiento, ya que además deben cumplirse otros requisitos: el Gobierno nacional se debe proteger de los riesgos por incumplimiento del deudor principal, contingencia que lo obligará a asumir el pasivo.

Serían tres grupos inversores de distintos lugares del mundo que anhelan avanzar en la instalación de una planta de celulosa en Corrientes, más precisamente en Ituzaingó.

Un grupo de seis empresarios y profesionales de las provincias de Corrientes y Misiones mantienen conversaciones con dos grupos de inversores de Estados Unidos y Europa, para instalar una planta de pasta celulósica y papel kraftliner (el que se usa para las cajas de embalaje).

Se trata del proyecto Isyry Cuatiá, nombre guaraní que significa “río de papel”. Esta fábrica se emplazaría en la localidad correntina de Ituzaingó y tendría capacidad para 500.000 toneladas de pasta o papel kraftliner, producido a partir del pino. La última planta de pasta celulósica que se inauguró en la Argentina fue Alto Paraná (Misiones) en 1983 y se hizo con aportes del Estado nacional.

Isyry Cuatiá es una de las mayores inversiones industriales proyectadas en la actual gestión presidencial. Su desarrollo, de concretarse, demandaría un desembolso de entre 800 y 1.000 millones de dólares, dependiendo de la configuración final de la planta, según dijo a La Nación el consultor forestal Gustavo Cetrángolo.

El fue quien reunió a un heterogéneo grupo de empresarios y profesionales que vieron el potencial y aportaron trabajo y capital para contratar a la finlandesa Pôyry, la consultora forestal más grande del mundo, que avaló el plan.

Al grupo lo completan Ralf Frank y Mario Plotz, un médico obereño. Los tres son socios en Agroforestal Oberá, una pequeña planta que exporta resina de pino. En el proyecto están también los empresarios Stuart Navajas y Marcos Pereda. Navajas es empresario forestal y maderero, y pertenece a la familia que controla la yerbatera Las Marías.

Pereda maneja el Grupo Bermejo (ganadería) y hace diez años ingresó al negocio de la forestación de la mano de Cetrángolo, quien ayudó a armar un plan de negocios para las 2.300 hectáreas que tiene en San Lorenzo. Completa el sexteto el abogado Marcelo Subizar, que es el encargado de armar la parte legal de la inversión.

El segundo grupo interesado lo conforman dos compañías de origen europeo. Los europeos, por su parte, ya hicieron pruebas satisfactorias de la calidad de la madera.

Existe un tercer grupo que podría invertir, que es de origen chino, vinculado a empresas que fabrican las maquinarias que se utilizan para transformar la madera en pasta o cartón, en forma indistinta. Con este último grupo está negociando directamente el Gobierno de Corrientes.

Fuente: El Litoral

Búsqueda Avanzada

26 de abril - SOLIDARIA 1

Eva Duarte 1309 // (03775) 423045

27 de abril - CENTRO

Alvear 1617 // (03775) 422744