| 07/07/2018
Desapareció un velero con tres argentinos en el sur de Brasil
La embarcación se perdió cuando salió de Río Grande do Sul y se dirigía a Mar del Plata. Hace 11 días que no hay contacto



Un velero con tres argentinos desapareció en las costas del sur de Brasil, en la zona de Río Grande do Sul y Santa Catarina. Desde el miércoles 27 de junio no hay rastro de los tripulantes.

Autoridades marítimas brasileñas se encuentran desde ayer en la búsqueda de una embarcación de madera, bautizada como "Gypsy II".

Los familiares advirtieron que el último contacto fue hace 11 días, cuando los argentinos partieron desde el puerto de Imbituba, en las costas de Santa Catarina, hacia el puerto de Mar del Plata.

El alerta por el extravío llegó a las autoridades de Prefectura y el rastrillaje está bajo la supervisión del Sistema de Búsqueda y Salvamento (SAR), a cargo de la Armada, señalaron fuentes del área.

En el navío iban como tripulantes los argentinos Martín Álvarez, Horacio Sánchez Fuentes y Daniel Ansalone.

En el entorno familiar hay suma preocupación porque los marinos tienen una vasta experiencia en la navegación. Habían salido hacia Brasil para ir a buscar el velero, que hace dos años está apostado en Porto Belo, Brasil. El objetivo era retornarlo a Mar de Plata.


"Toda la comunidad naútica está muy presente, tienen sus grupos en redes sociales y fueron aportando información a la búsqueda. Hasta ahora la única fue la de un brasileño que los vio, aunque fue el mismo día que tuvo contacto la familia", señaló Romina, allegada a la familia.

Una reliquia perdida

En un viejo post de su cuenta de Facebook, el capitán Sánchez Fuentes calificó a la embarcación como una "reliquia" que data del año 1932. Fue diseñada por Vito Dumas, una leyenda del mundo náutico que dio la vuelta al mundo y se ganó el apodo de "El navegante solitario".

Sánchez, quien además es carpintero naval, dio a entender en su perfil que el barco más de una vez le dio dolores de cabeza. Pero defendió su antigüedad. "A pesar de ser un hijito medio rebelde a veces, que una que otra noche me tiró el sueño, ya es un octagenario…y como todo viejito tiene 1.000 y una historias para recordar…. y si lo ayudamos…garantizo otra milla!", afirmó.


Fuente: Infobae

Búsqueda Avanzada