| 18/04/2017
Femicidio en Eldorado: según las pericias el asesino le asestó entre 40 y 60 puñaladas a la víctima
Según el primer examen médico, Maximino Barúa mató a su concubina Paulina Portillo asestándole entre 40 y 60 puñaladas. Al ser advertidos por los gritos desgarradores de la víctima, los vecinos se acercaron a la vivienda y hallaron a sus hijos horrorizados. Uno de los pequeños estaba sobre la cama cubriéndose los ojos y otro hermanito, debajo de la misma.

Según el primer examen médico, Maximino Barúa mató a su concubina Paulina Portillo asestándole entre 40 y 60 puñaladas. Al ser advertidos por los gritos desgarradores de la víctima, los vecinos se acercaron a la vivienda y hallaron a sus hijos horrorizados. Uno de los pequeños estaba sobre la cama cubriéndose los ojos y otro hermanito, debajo de la misma.

Paulina Portillo (27) fue asesinada en la noche del lunes por su pareja Maximino B. (29), frente a sus 4 hijos menores, cuando ella habría impedido que él abusara de una de sus nenas.

La joven víctima falleció al sufrir múltiples heridas de arma blanca en el rostro y tórax. Los vecinos escucharon los gritos de Paulina y llamaron a la policía, al 911, para ayudarla, pero según lo que manifestaron “todo ocurrió tan rápido que cuando llegó la policía ella ya estaba muerta y él se había escapado”.

Cuando la policía ingresó al lugar de los hechos, junto a algunos vecinos como testigos, uno de los chicos estaba sobre la cama tapándose el cuello y la cara y otro estaba debajo de la cama, en tanto los otros estaban en otro espacio lindante de la casa, “así los encontró la policía cuando entraron a la casa y uno de ellos les dijo que el papá mato a la mamá y huyó” relató Vanesa Pucheta, una de las vecinas que escuchó los gritos y luego presenció el lugar del crimen al ingresar con la policía.

Según las pericias, el hombre mató a su concubina con un cuchillo y un machete, con los que le asestó entre 40 y 60 puñaladas.

Vanesa también dijo en diálogo con Misiones OnLine que “hace dos semanas él venía diciendo que veía que tres hombres iban a venir a matarlos a todos en su casa y luego iban a prender fuego el lugar, pero nadie le dio mucha bolilla, y hoy pensamos que la verdad nos estaba avisando lo que iba a hacer. Nos sentimos muy mal y muy tristes por no haber podido salvar la vida de Paulina, pero pese a todo lo malo por lo menos los chicos están a salvo y el hombre está preso, gracias al rápido accionar de la policía”.

Además explicó “los hijos de la víctima (Giuliana, Brian, Lucas y Marisa) tienen 9, 8, 6, y 2 años de edad y se encontraban en el momento del homicidio, ellos eran chicos muy callados, muy reservados, jamás contaban nada, igual que Paulina, a quien muchas veces vimos con moretones pero jamás dijo que su marido le pegaba. Inclusive llegué a preguntarle una vez que le pasó en el ojo, y me dijo que se lastimó con la cama”.

“Ella no contaba nada, hoy entiendo que cada fin de semana cuando él se emborrachaba y ponía la música a todo volumen seguramente era porque la golpeaba, pero en ese momento no se me ocurría pensar eso” añadió.

En referencia a si tenía conocimiento si las hijas de Paulina eran abusadas por el padre, Vanesa sostuvo “no sabría decir eso porque como te dije eran muy reservados todos ellos, solo sé que la nena más grande estaba enferma hace unas semanas atrás, tenía fiebre y no se podía parar y una de las vecinas le dijo que le dé malva y la lleve al hospital, pero no sé si llegó a llevarla”.

Para finalizar Vanesa dijo que “tengo el corazón destrozado por lo que le pasó a mi querida vecina, pero espero que a partir de esto las mujeres tomen conciencia, luchemos y cuidemosnos entre todas, para que no haya más Paulinas, más víctimas de asesinato. Tenemos que cuidarnos mujeres por favor, y hablar, pedir ayuda, salir del lugar donde estamos sufriendo, no esperemos hasta lo último, porque muchas veces cuando se llega a esa instancia ya no se puede hacer nada”.

Antes de Semana Santa la victima asistió a una charla del Cepromu

El Centro Provincial de la Mujer (Cepromu) brinda asistencia a las víctimas de violencia de género y en este marco organiza charlas en diferentes barrios. Antes de Semana Santa habían estado en el barrio Virgen de Itatí, donde estuvo presente Paulina Portillo, quien fue asesinada anoche por su pareja, frente a sus 4 hijos menores, cuando ella habría impedido que él abusara de una de sus nenas.

En diálogo con Misiones OnLine, Diego Larcher, parte del equipo del Cepromu, manifestó “efectivamente Paulina había asistido a la charla que dimos hace un par de semanas en el barrio Virgen de Itatí, y había manifestado su intención de asistir al centro en alguna oportunidad. Pero nunca llegó a ir y el desenlace lamentablemente fue el peor”.

Además contó que tanto en la noche del lunes como esta mañana, fue la psicóloga del Cepromu hasta el lugar de los hechos para darles contención a los 4 niños “la psicóloga fue a verlos esta mañana de nuevo y estuvo con ellos, porque los niños están shoqueados, son chicos que quedaron huérfanos de un día para el otro y presenciaron una terrible escena. Ellos seguirán en tratamiento por ahora porque sin dudas lo necesitan”.

En cuanto al cuidado de los niños y sobre quién se hará responsable a partir de ahora, Larcher explicó “la vecina se ofreció a cuidarlos y la abuela materna también. Pero los chicos aparentemente prefieren quedarse con la vecina, con quien tienen más afinidad porque la veían todos los días. De todas maneras, eso es algo que resolverá la justicia, estén donde estén se les continuará brindando ayuda y contención psicológica”.

Fuente: Misiones On Line

Búsqueda Avanzada

15 de diciembre - SOLIDARIA 1

Eva Duarte 1309 // (03775) 423045

14 de diciembre - LOS AMIGOS

Alvear y El Maestro // (03775) 423030